Buscar

un puente con UWC

Un contacto entre las familias de los UWCers, pasados, presentes y futuros

https://www.cervantesycia.com/libro/una-piscina-en-la-bodega_299913

Entrada destacada

Compartiendo

descargaCuando nuestra hija consiguió una plaza en Los Colegios del Mundo Unido, CMU o UWC no teníamos la más mínima idea de como sería el camino que emprendíamos. Solo teníamos un inmenso orgullo y mil lágrimas de emoción.

Este blog lo hemos creado para hablar de todo eso que ha ido apareciendo después, de todo lo que supone pertenecer a esta familia cada año más grande y cada vez más unida. Pero no solo queremos escribir nuestras experiencias y las de nuestros hijos e hijas sino también las historias de sus compañeros, de sus familias. Queremos hablar de los chicos y chicas que ya pasaron por los UWC, de los que están ahora y transmitir nuestra experiencia a los que vendrán.

Si os gustaría compartir vuestra historia, fotos de los colegios o experiencias de compañeros de vuestros hijos, anécdotas o mil otras cosas, mandadnoslo al correo:

hefei0@yahoo.es

Lo publicaremos. No publicamos fotos de los chicos. Indicadnos si queréis que aparezca vuestro nombre.

Sharing

descargaWhen our daughter got a place in the United World Colleges, UWC or CMU we didn’t have the slightest idea of how would the way we had begun be. We only had an immense pride and a thousand tears of emotion.

We have created this blog to talk about all that has been appearing after she got the place, all that means to belong to this great and each year more and more united family. But we do not just want to write our experiences and those of our children, we also want to write the stories of their peers, their families… We want to talk about the boys and girls who have gone through UWC, about those who are living the UWC experience and we want to transmit our experience to those boys and girls that are going to live the UWC experience.

If you would like to share your story, photos of schools or peer experiences of your children, anecdotes or a thousand other things, send it to us to this mail:

hefei0@yahoo.es

 

We will publish it. We will not publish photos of the guys. Let us know if you want your name to appear.

Entrada destacada

UWC’23

Quiero felicitar a todos los chicos y chicas que han conseguido plaza UWC este año y a sus orgullosos padres. Ya sabemos lo difícil que es el proceso. Cuando Belén ha colaborado en él ha podido corroborar lo que ya sabíamos, que es muy transparente y que todos los que participan en la selección lo hacen con muchísima responsabilidad. Que este año haya sido seleccionada la princesa Leonor no me alegra más como miembro de esta comunidad que lo haya sido un chaval humilde del último rincón de España. Como ciudadana sí siento algo muy diferente. Me alegra la enorme repercusión mediática que van a tener los Colegios lo que llevará a muchos chicos a conocerlos e interesarse. Me alegra que la futura Jefa del Estado viva una experiencia tan rica y comparta con chicos de su edad dormitorio, problemas, lavado de ropa, comidas no siempre apetitosas, que vaya a vivir dos años sin privilegios. Sin duda marcará su forma de ser y su manera de realizar su trabajo. Habrá pasado dos años con los pies en la Tierra y será un elemento más de cambio. Espero que sea suficientemente madura para aprovechar al máximo esta oportunidad. Como lo espero de todos los chicos y chicas que este año van a vivir UWC.

Ya han comenzado a aparecer en redes sociales mensajes críticos, la mayoría desconociendo lo que es UWC. Hablan de colegio de élite (minoría selecta) y lo es, pero no en el sentido que solemos tener, si no por lo extraordinaria que es la educación. Hablan del dinero que les cuesta a sus padres. Desconocen que el 70% de los alumnos son becados, algunos de ellos incluso la ropa interior. Para estar en UWC no hace falta tener dinero solo capacidad, mérito y ganas. Y también de que debería haberse quedado en España, ¡ojalá hubiera un UWC en España! Ojalá hubiera más movimientos similares.

Resumiendo, enhorabuena a todos los chicos y chicas que han obtenido plaza y disfrutad con vuestros padres la alegría y los próximos meses de preparativos. Vais a sufrir la regla de las tres eses, pero seguro que vosotros podéis lograrlo. Procurad cumplir el Sleep que es lo que suele descuidarse. Y cuando volváis recordad que, si vuestro colegio es el mejor de todos, el resto también son UWC.

Dos años ya

Me llegan mensajes de Facebook de que se están graduando los chicos y chicas de la generación 2019 y pienso: ¡dos años ya! Que rápido han pasado. La vivencia de UWC nos marcó, vivimos dos cursos intensos y muy especiales. Pero lo que ha seguido tampoco ha sido normal, porque ni nosotros ni ellos seremos corrientes nunca más.

Supongo que hay dos formas muy diferentes de vivir el fin de UWC, los chavales que continúan sus estudios fuera de casa y los que regresan. Solo puedo contar nuestra experiencia que ha sido la segunda. La adaptación no es fácil, ni para ellos ni para nosotros. Nuestra hija se fue con dieciséis años, una adolescente y volvió con dieciocho, una jovencita. No podíamos tomar las cosas donde las habíamos dejado, era mayor de edad, no se podían tener las mismas reglas, ni los mismos horarios, ni las mismas conversaciones. No podíamos esperar que reaccionara de la misma forma y sin embargo, en el fondo, lo esperábamos. Nunca fuimos muy estrictas ni ella una «cabra loca», pero ahora las tres éramos adultas. Continuaba dependiendo económicamente de nosotras, pero ya era responsable de pleno derecho de sus actos.

Al principio tenerla en casa y no verla todo el rato porque tenía cosas que hacer, amigos con los que salir, trabajo, era muy extraño. Yo hubiera deseado que no se despegara de mi lado, que fuera como cuando venía de vacaciones. También notábamos que ella hacía un esfuerzo por adaptarse a las normas de casa que tuvimos que reformular y nos preguntaba si estaban permitidas cosas obvias y daba por hecho otras que eran importantes. Tampoco fue fácil integrarse de nuevo en el país, retomar amigos. A lo que se acostumbró desde el primer momento fue a que le hiciéramos la colada y la cuidáramos. También a nosotras esa parte nos fue fácil porque supongo que todos los padres somos cuidadores.

Ese primer curso fue su año sabático y, aunque tenía muchísimas actividades, aún permanecía mucho tiempo en casa. Y llegó el primer curso de universidad. Entonces vino el no verla más que para cenar, si no son las clases, es la biblioteca y si no los amigos de siempre o los nuevos de la universidad. Como está en una ingeniería todo el tiempo es poco para estudiar así que nos hemos acostumbrado a ser felices con sentir que está estudiando en su habitación.

Bueno en realidad somos felices porque le gusta su carrera, tiene un ambiente fenomenal en clase, muy buenos compañeros que se van convirtiendo poco a poco en amigos. La Universidad Carlos III de Madrid empieza a ser su Uni y UWC sigue siendo el paraíso soñado. Su corazón continua lleno de banderas.

365

Poned la música antes de leer.

365 días exactos han pasado desde que me gradué de UWC-USA. Parece mentira que hace un año, a esta hora estuviese haciéndome fotos con aquella gente que comenzó siendo desconocidos, pero que esa mañana ya eran familia.

Ese soleado 20 de mayo estuvo lleno de sentimientos encontrados. Todos estábamos emocionados, y felices de terminar el instituto. La ceremonia fue bellísima, y con sorpresas. Todo el mundo sonreía, incluso aquellos padres que no entendían una sola palabra de los discursos dados.

Por fin dijeron el último nombre. Oficialmente todos nos habíamos graduado. Según desfilábamos hacia el final del campo de fútbol para abrazar a todos los profesores, vítores en todos los idiomas se oían.

Una vez terminados los abrazos a los profesores, era el turno de abrazar a los co-años, a nuestros Firsties, y a nuestras familias. Abrazos y fotos por doquier. Ese era el último momento en el que las clases 2017 y 2018 iban a estar juntas.

Al cabo de bastante rato, las familias comenzaron a subir las famosas escaleras hacia el castillo para ir a comer. Durante la comida, todavía se veían intercambios de banderas, y más abrazos. Pero según la gente iba terminando sus últimas comidas en la cafetería del castillo bajo esas lámparas de cristal que parecían noodles verdes, la felicidad se mezclaba con la tristeza de las despedidas que daban comiendo.

Algunos co-años ya se despedían. Se iban a sus respectivos países, o de viaje antes de regresar a sus casas. Los llantos comenzaban, y obviamente, más abrazos tenían lugar.

A partir de ahí, el campus se basaba en gente terminando de recoger los objetos acumulados en el tiempo vivido en aquel lugar perdido en medio de la montaña, en emotivas despedidas, abrazos, llantos, sonrisas, rupturas de parejas que no querían hacer long-distance-relationships, y sobre todo, más abrazos.

Yo me fui del que se había convertido en mi segundo hogar por la tarde, a eso de las 19:30. Pasé la última hora con mi entonces novio, tumbados en el Dwan Light Sanctuary. Simplemente disfrutando y guardando en nuestra memoria ese último rato juntos. Finalmente, era hora de subir a mi habitación en el castillo a recoger las últimas cosas que quedaban en mi escritorio, para así cerrar ese capítulo de mi vida, y embarcar en el siguiente.

Después de más de una semana intentando empacar las cosas, cuando por fin ya lo estaban, mi novio y yo bajamos las escaleras que nos llevarían al Lobby del castillo por última vez. Cogidos de la mano, llegamos abajo donde el resto de mis amigos esperaban para despedirme.

La gente que me conoce, sabe que apenas lloro, algunos dicen que soy como una roca, y otros que no tengo sentimientos, pero en aquel momento sorprendí a todos. Me fui despidiendo de cada uno de ellos, sabiendo que a la mayoría no los volvería ver en mucho tiempo. Un abrazo a cada uno, una sonrisa, unas palabras…

Intentando alargar lo inevitable. Alargando la última despedida lo máximo posible. Sabía que a mis Contris los vería más a menudo que al resto, por lo que más que un adiós, era un hasta pronto. A los demás, no tenía ni idea de cuándo volveríamos a vernos, pero una cosa estaba clara, en el momento en el que me subiese al coche alquilado, mi novio y yo dejaríamos de ser pareja. No porque ya no hubiese sentimientos, o porque uno hubiese dejado al otro, o porque algo malo hubiese pasado, si no porque él iba a estudiar en USA, y yo en Madrid. No queríamos mantener una relación a larga distancia, pero queríamos tener la posibilidad de seguir siendo amigos.

Finalmente, la hora llegó. Ya me había despedido de todos por lo menos una vez, incluso dos. No se podía evitar lo inevitable. Nos despedimos. Me subí al coche, y con el comienzo de mi año sabático, se cerró ese bonito capítulo, y empezó el siguiente.

365 días desde que dijeron mi nombre y mi país por última vez en aquellas gradas.

365 días desde que vi por última vez alejarse el castillo de Montezuma. Mi castillo.

My Castle On The Hill.

Belén

Graduación Class 2017


Pues llegó el día. Durante todo el fin de semana en los diferentes colegios han tenido lugar las ceremonias de graduación. ¿Como fue la nuestra? Muy emotiva. Hermosa, plenamente UWC .

Los días anteriores y ese mismo día estuvieron llenos de estrés. Algunos chicos terminaban sus exámenes, recogían lo acumulado durante dos años y, lo que es más difícil, decidían qué cosas tirar y se encontraban con recuerdos de todas las vivencias acumuladas durante este tiempo. Mientras, había que escribir banderas.

Las banderas, ese recuerdo tan profundo de UWC-USA, llenaban espacios, se escribían lentamente, sopesando cada palabra y no llevan una dedicatoria, llevan todo lo que cada uno ha vivido con el otro, vi banderas enormes llenas por completo de letras. Todos han pensado en qué momento y en qué lugar leerán esas banderas, algunos no serán capaces de esperar, casi todos posponen la lectura a llegar a casa.

Recoger todo, hacer maletas, escribir banderas y despedirse ha sido la actividad frenética de UWC-USA este fin de semana y me imagino que de todos los colegios. Había un olor inmenso en el colegio a alegría por el deber cumplido, por el fin de una etapa y tristeza por las separaciones, inmensas, de tantos kilómetros que no lograrán romper amistades y afectos tan intensos. Y la separación de su colegio. Ahora son UWCers de por vida y se van por el mundo a vivir una vida intensa.

He compartido con ellos estos días de actividad y he llenado mi corazón de sentimientos hermosos. Lo que empezó hace dos años termina ahora. Lo que comienza ahora es nuevo y está lleno de incertidumbre, será apasionante pero en el colegio dejan unos años intensos y con ellos se llevan una formación que les ha impregnado la piel y el alma.

Enhorabuena Class 2017.

La recta final

Ha llegado la hora de los exámenes finales del Bachillerato Internacional. Los chicos están con muchísimo estrés. Para llegar al enorme grado de estrés en el que se encuentran convergen varias circunstancias:

—Se examinan de toda la materia que han estudiado durante los dos años y no es fácil.

—Al vivir juntos se retroalimentan los nervios constantemente. Unos son más nerviosos que otros pero terminan padeciendo «el síndrome de los nervios de la residencia de colegio»

—Saben que en estos exámenes se juegan la nota final y están constantemente calculando según los porcentajes de cada examen la nota que tendrán en la asignatura.

—Están muy cansados.

—Duermen muy poco por estudiar y porque quieren aprovechar el tiempo que les queda con los amigos.

—Se alimentan fatal por los nervios y porque después de dos años la comida de la cafeteria, que no era muy agradable desde el principio, se ha convertido en insufrible.

—Algunos se arrepienten de haber pasado más horas socializando que estudiando. Eso les añade ansiedad.

Chicos y chicas, estos exámenes son muy importantes, nadie lo duda, pero estáis muy bien preparados incluso los que creéis que habéis estudiado poco. Además contáis con toda nuestra energía positiva, la de vuestra familia. No podéis defraudarnos porque sois vosotros y os queremos y estamos muy orgullosos de vosotros aunque no saquéis grandes notas, aunque no hubierais conseguido ir a UWC, aunque algunos no sepamos demostrarlo. Sois estupendos, grandes jóvenes que van a hacer el mundo un poco mejor, algo más justo. Sois fantasticos.

¡Muchísima suerte a todos y todas!

UWC’17

Hace casi dos años, cuando Belén consiguió la beca de la Fundación Colegios del Mundo Unidos, comenzamos esta aventura del blog para dar difusión a las vivencias de los estudiantes de UWC, quién nos iba a decir que ya estamos a punto de llegar a la graduación. Han sido dos años intensos en los que como padres/madres hemos pasado por todos los estados posibles, desde la euforia a la casi desesperación, sobre todo, imagino, los que los teníamos muy lejos. Yo he de confesar que en algún momento llegué a arrepentirme de que se hubiese ido, sobre todo en momentos de enfermedad, que han sido unos cuantos aunque ha estado bien tratada. No podía poner mi mano en su frente.

El no poder tenerles cerca, abrazarles, cuidarles,…etc nos hace sentirnos frustrados.

Pero ahora, echando la vista atrás creo firmemente que ha sido una experiencia maravillosa, a parte de lo académico, han vivido situaciones y experiencias que difícilmente se podrían haber dado de otra forma o en otro ambiente, y no todas positivas, que ha habido de todo como en botica, pero de lo malo también se aprende y como dice una amiga :» la mierda puede servir de abono».

Lo que está claro es que dentro de dos meses, más o menos, nos vamos a encontrar con unas personas distintas de aquellas a las que despedimos en el aeropuerto en el verano de 2015, más maduras, más concienciadas socialmente, si cabe, y con muchos proyectos e ideas para el futuro.

Tendrán el apóstrofe ’17 de por vida y eso les va a unir alrededor del mundo, estén donde estén.

Con un poco de adelanto quiero deciros: Felicidades chicos/as, esto no lo olvidaréis jamás.

Acceso a la Universidad Española

Los chicos que se fueron en 2015 repartidos por el mundo en los 15 colegios que en ese momento formaban UWC están a sólo tres meses de terminar la aventura y convertirse en UWCers’17 para siempre. Un último esfuerzo, chicas y chicos, los exámenes y la graduación y luego a comenzar la nueva aventura.

Para realizar esta aventura algunos elegís estudiar en una universidad española y os estaréis preguntando cómo será el proceso de admisión. Hasta hace unos días todo estaba en el aire porque la LOMCE dejaba a criterio de cada universidad las condiciones de admisión, muy al estilo de los paises anglosajones y bastantes de la Unión Europea pero muy lejos de nuestra tradición. Para continuar con esa tradición se han ido firmando acuerdos entre las universidades públicas manteniendo el distrito único y una prueba llamada EvAU (Evaluación para el acceso a la universidad) con un formato similar a la PAU. Para entendernos, que sigue habiendo selectividad y más o menos igual que estaba. ¡Tantas vueltas para volver al mismo sitio pero un poco más enredado!

Iré a lo que nos importa a nosotros. Para los estudiantes de Bachillerato Internacional la CAU (calificación de acceso a la universidad) será la de su expediente de bachiller. Facilito ¿no? Pues lo siento pero no. La nota del expediente del IB es de 24 a 45 y la CAU es de 5 a 10. Habrá que transformar nuestra nota al sistema español, para eso se necesita una Credencial que da la UNED y que ¡gracias a Dios! es admitida por todas las universidades españolas. No os riáis que ni eso estaba claro hace unos días. Esta es la tabla de equivalencias publicada en el BOE.


Pero todos sabemos que en las universidades públicas hay muchos estudios en los que la competencia es mucha y hay que seleccionar a los alumnos. Aquí entra la Fase Voluntaria en la que se pueden conseguir otros 4 puntos con los que se llegaría a los 14. Pero que hacemos nosotros con nuestro IB para lograr esos 4 puntos, en esto las universidades no se han puesto de acuerdo por lo que tendréis que consultar en la universidad que os interese cuales van a ser los requisitos. Normalmente los iran publicando en su página web.

La mayoría de las universidades van a optar por una de estas dos cosas, o por dejaros elegir entre las dos:

—Que realicéis la Fase Voluntaria como el resto de los estudiantes. Esto consiste en examinarse de hasta 4 asignaturas que se valorarán según unas tablas de ponderación para cada grado que publica cada universidad, están publicándolas en las páginas web. Y de estas se toman los dos mejores resultados para cada grado que se elija. 

—Que se os valore la nota que traigáis en el expediente en esas asignaturas y se os ponderarán de la misma forma. ¿Problema? El IB valora de 3 a 7 y el sistema español de 5 a 10. Nuevamente tenemos que solicitar acreditación de las notas de cada asignatura a la UNED.  No se sabe bien cuál será la equivalencia de las notas por asignatura pues hasta ahora no se hacía, pero más o menos podéis haceros una idea sabiendo que el 7 será un 10 y el 3 un 5.

La Nota de Admisión se obtiene sumando a la CAU las dos mejores puntuaciones según las tablas de ponderación del grado correspondiente. Por tanto la Nota de Admisión será diferente según el grado y la universidad. Como veis es muy complejo pero una vez que se entiende es lógico y se adapta a nuestra tradición.

Para iros enterando os recomiendo que consultéis la página de la UNED para nuestro caso UNEDasiss y la de la universidad en la queréis estudiar donde miraréis principalmente los criterios de subida de nota para estudiantes de la Unión Europea, que son los mismos que siguen con el IB, y las tablas de ponderación para el grado de vuestro interés.

Os pongo un enlace de la Universidad de Zaragoza de ejemplos de cálculo de la nota de admisión, recordad que la parte de la Fase General no nos interesa porque es siempre la nota que traemos en el expediente.

Animo y echadle el último empujón este trimestre. Estas aulas os esperan.

ActionxChange 2017

Un año más llega la mejor forma de pasar el verano para los adolescentes, será de 30 de junio a 14 de julio. Ahora tenemos página ActionxChange, echadle un vistazo, está muy chula.  Os dejo el enlace directo al Folleto de este año. Y a un vídeo de los chavales del año pasado 2016, para que disfrutéis.

  

Horarios

Los horarios en UWC son bastante extraños. Por la mañana, es más o menos como en cualquier instituto, clases en horas fijas, unas más largas, otras más cortas y otras las tradicionales de una hora. A media mañana descanso para tomar algo y otro descanso para comer. A la tarde aparece la locura. Hay cien mil talleres, actividades sociales, deportes, actos culturales, clubs y reuniones. Y todos son muy interesantes. Si el chico ha sido medianamente comedido tendrá mínimo una actividad fija cada tarde pero a eso hay que unirle diversos actos culturales que se dan en todos los colegios muy a menudo, ensayar, hacer la colada o ir a comprar algo que se ha terminado, para la lavadora, para picar si aprieta el hambre o para el aseo. Total que a la hora del cheking no han parado. Están en su habitación, pasa el encargado de la residencia y, casi todos los chicos, tienen programado que esa sea la hora de estudiar. Pero esto no sucede casi nunca a no ser que tengan un examen o que entregar un trabajo y a veces ni aún así. Siempre aparece un amigo o el compañero de habitación que quiere ver una peli, que alguien ha cocinado algo típico de su país, que hay una fiesta o lo que sea, que al fin y al cabo son jóvenes y no han parado en todo el día y hay que socializar y distraerse. Total que los deberes se quedan para después del toque de queda y demasiados días se acuestan muy, muy tarde.

¿Que pasa con el sueño? Pues muy sencillo, lo van recuperando a ratos libres durante el día. Por lo que la siesta no solo es española sino muy UWC con la diferencia de que la nuestra es después de comer y la de ellos es a a cualquier hora.

Pero lo que más me sorprende es la relación con los profesores, puede ser que no entiendan algo y el profesor quede para explicárselo a cualquier hora y en cualquier sitio. Puede ser que el profesor o el director haga una reunión en su casa o que cocine para sus alumnos, van al cine juntos, a un concierto o cualquier otra cosa. Esto desde España suena raro, aquí la relación alumno profesor suele terminar cuando acaba la clase, aún cuando sea buena.

¡Ni un minuto que perder!

2017

Ha llegado. Cuando en marzo de 2015 nuestros hijos consiguieron la plaza UWC y les colocaron el apóstrofe de generación 17 nos parecía un número de un futuro lejano. Pero ya ha llegado el 2017. Muchos de nuestros chavales ya han recibido la confirmación de la universidad en la que estudiarán el próximo curso, algunos ya han sufrido su primera decepción al recibir un «no» del primer centro elegido, ese que creían que era la ilusión de su vida, y nos ha tocado consolarlos. Otros han dedicado parte de las vacaciones a preparar las solicitudes y andan ilusionados.

Pero todos, sin excepción, han aprovechado las fiestas para desconectar, dormir y alimentarse. Ha sido un semestre difícil, tal vez el más difícil. Había terminado la novedad. Les faltaban sus segundos años y a cambio aparecían unos chavales nuevos, despistados y desamparados a los que ellos tenían que arropar. El IB se hacía mucho más exigente, mucho que estudiar, muchos trabajos que presentar. Pensar en el futuro y comenzar a preparar las solicitudes a la universidad. Mucho estrés. No, no ha sido un semestre fácil.
Ahora les espera el final, el «ya se termina…qué pena». Los exámenes del IB. Entregar los últimos trabajos, monografías varias, investigaciones, etc. ¡Que agobio! Y encima las despedidas, de sus coaños, inolvidables amigos, de sus primeros años que al final les han llegado al corazón, de algún novio o novia. Son conscientes de que la separación va a ser larga, en muchos casos vivirán en distintos continentes, pero las amistades son muy profundas porque la convivencia ha sido intensa, y la mayoría durarán toda la vida en el corazón.
Ya oigo los llantos del día de la graduación.
Bueno, ahora a ellos les toca vivir el último semestre de esta experiencia tan alucinante como esperábamos, pero muy dura e intensa. A nosotros esperar con ilusión el regreso y preparar la próxima etapa de estos chavales que empezaron a volar demasiado pronto pero que estamos seguros de que han tenido un primer vuelo muy interesante.

De nuevo en casa

Llegan las segundas navidades. De nuevo el corazón se nos acelera y comenzamos a tachar días en el calendario, bueno a tacharlos con más fuerza porque ¿a ver quién es el guapo que no lleva desde el verano contando los días? Ellos tienen ganas de descansar porque ha sido un semestre intenso y duro, tienen ganas de volver a su cama y de comer bien. Nosotros tenemos ganas de ellos pero estamos preparados, sabemos que tienen que ver a sus amigos y dormir mucho así que tampoco estarán con nosotros todo el tiempo que nos gustaría, pero estarán en casa. Recuerdo el año pasado cuando la ví en el aeropuerto, tan guapa como siempre, arrastrando su maleta y con una amplia sonrisa dorada. Recuerdo que recobré toda la ilusión de la Navidad que tenía en mi infancia. Este año volverá la Navidad con fuerza en la terminal 4 de Barajas.

Podemos aprovechar estos días para vivirlos intensamente con ellos, pero no podemos olvidar que tenemos que darles fuerza para vivir el último semestre que les queda, vivirlo,no solo soportarlo. Porque a poco que pensemos no va a ser fácil, mucho estudio, muchos exámenes, mucho pensar en el futuro. Algunos recibirán más de una negativa de universidades en las que habían puesto muchas esperanzas y no estaremos allí para consolarlos, otros la alegría de una aceptación y no estaremos allí. La ilusión del principio se terminó hace tiempo, la experiencia UWC ya la han vivido, ya son auténticos UWCers, nada nuevo les queda por vivir en el colegio, nadie nuevo a quién conocer, ningún hermoso rincón que descubrir, nada que enseñar a sus primeros años. Y comenzarán a pensar en el final, en las separaciones de los amigos y en las rupturas de los noviazgos. Es difícil mantener una relación en la distancia cuando uno es tan joven. Y tendrán ya los ojos puestos en el futuro, en el curso siguiente, en la próxima etapa de su vida. No sé si podemos llenarles de fuerza y consuelo para tantos meses pero lo que sí sé es que lo intentaremos, porque si el primer semestre fue el peor para nosotros el cuarto lo va a ser para ellos.

Pero ahora es tiempo de comida casera, salir a ver las luces de la ciudad, villancicos, primos, tíos, abuelos, amigos de siempre, besos y descanso. Es hora de dormir en vuestras camas y volver a sentirse pequeño, dejarse mimar. 

Felices fiestas a todos.

Universidades españolas

Hemos hablado de las universidades desde el punto de vista de españolas, pero somos conscientes de que nuestro blog es visitado no solo por familias españolas sino por muchas del otro lado del Atlántico. Por eso, aunque en alguna ocasión nos hemos referido a la universidad española, queremos detenernos en nuestro país para ofrecer a estas familias una visión de otra de sus opciones.

En España hay universidades privadas y universidades públicas. El precio de las privadas es alto, en torno a los 1.200€ al mes y suelen tener métodos de financiación y ayudas pero son muy escasas. Podemos asegurar que no tienen gran prestigio, excepción hecha de unas cuantas clásicas (Comillas, Deusto, Navarra, CEU) todas ellas relacionadas con la iglesia católica y destacadas en áreas muy concretas.

De la calidad de las universidades públicas españolas ya he hablado en otras ocasiones, en general son muy buenos centros figurando en algunos campos, como sanidad, ingeniería, física…, entre las mejores del mundo. Las mejores universidades se concentran en Cataluña, Madrid y Valencia, además destacan como ciudades universitarias de gran tradición  Salamanca, Santiago de Compostela y Granada que en los últimos años está adquiriendo gran reconocimiento internacional. Son más baratas que las privadas, incluso para alumnos de fuera de la Unión Europea.

Elegir España para estudiar es una excelente opción por muchas razones. El ambiente universitario es muy bueno, mucha colaboración entre estudiantes, camaradería, compañerismo y amistad, la violencia es prácticamente nula. La comida es de gran calidad primando siempre la conocida dieta mediterranea, variada en nutrientes y en sabor. El clima es muy agradable lo que nos hace uno de los destinos vacacionales favoritos de los europeos, nuestro famoso sol. Somos un país alegre, ruidoso, tolerante, pacifico y acogedor, y nuestros horarios nos permiten un estilo de vida muy peculiar. En general yo diría que en España se vive muy bien y que sabemos disfrutar. Nuestra juventud es comprometida, generosa y solidaria en general. Es una juventud sana. Claro que padecemos las lacras de toda la sociedad occidental: drogas, alcohol y violencia machista, aunque en España se dan en menor grado que en otros lugares. Es un buen país para vivir.

En cuanto al proceso de selección de las universidades españolas se llama popularmente desde hace decenios: selectividad y consiste en una nota para la que se utiliza la media de bachillerato y la de un examen que se realiza en la universidad y que ha ido variando en su estructura a lo largo del tiempo, en este curso está en pleno proceso de cambio, la nota del bachillerato pondera el 60% y la de la prueba el 40%. Una vez obtenida la nota de selectividad el alumno puede solicitar plaza en cualquier universidad de España para los grados que desee y se seleccionan por orden de resultados hasta cubrir las plazas existentes. Se trata de un proceso objetivo pero no siempre justo pues solo se valoran los conocimientos.

Los alumnos comunitarios y de ciertos países europeos con los que hay acuerdo y los procedentes del bachillerato internacional y europeo no tienen que realizar la prueba universitaria y acceden con la nota media del bachillerato convertida a la escala española por la Universidad a Distancia (UNED) siendo esta universidad también la encargada de realizar la prueba universitaria al resto de alumnos extranjeros. 

Desde hace unos años la nota de selectividad, que se puntúa de 0 a 10, puede llegar hasta los 14 puntos existiendo para ello un examen extra, específico, cuyas asignaturas elige el alumno y que se ponderan según los estudios que se quieran realizar, así matemáticas subirá nota en unos grados y geografía en otros. Están publicadas las ponderaciones de las asignaturas, así como las notas de corte de años anteriores por las que suelen guiarse los alumnos españoles a la hora de solicitar plaza. Todo hace suponer que el nuevo proceso a aplicar para el curso 2017-2018 será muy similar pero aún no hay nada concreto.

En cuanto a tasas estas son anuales y las marca el gobierno de cada comunidad autónoma, varían en una horquilla de 500€ a 2.000€ en primera matrícula para alumnos españoles y de la Unión Europea. Las matrículas sucesivas en caso de repetir, van subiendo de precio. Estos precios también varian según se trate de grado experimental como medicina, ingeniería… o no experimental como derecho, administración de empresas, etc. Los alumnos extranjeros (no comunitarios) pagan una matrícula más elevada dependiendo también de la comunidad autónoma.

Las universidades públicas españolas tienen autonomía para programar sus grados que son autorizados por el gobierno central. Desde hace algunos años se imparten estudios en inglés y bilingües en muchos centros tanto públicos como privados y el número de estos va en aumento, siendo la Universidad Carlos III de Madrid pionera en este campo, y además en la mayoría de las universidades se exige el nivel B2 del marco europeo en este idioma para obtener el título de grado, algo con lo que nuestros chicos no tendrán problema.

En el marco de una tradición secular en la universidad española las clases, principalmente, son magistrales que tiene sus ventajas pues es la forma más directa de transmisión de conocimientos y si están bien impartidas son fundamentales para dotar al alumno de una teoría necesaria para ejercer la profesión, pero tiene el defecto de que a veces no es fácil mantener la atención, especialmente con profesores muy monótonos. Estás clases se complementan con laboratorios que son clases prácticas en grupos menos numerosos. Esta es nuestra universidad tradicional pero en los últimos años, con la adaptación de la universidad al marco europeo (plan Bolonia) se va implantando lentamente un sistema de evaluación continua, más clases prácticas y grupos menos numerosos.

El primer centro de estudios superiores fundado en la península data del siglo XI en la ciudad de Palencia siguiéndole a los pocos años el de Salamanca aún activo. Pero han continuado creándose universidades a lo largo del tiempo hasta llegar a 50 públicas y unas 35 privadas. Las públicas fundadas en los últimos años tienen una alta calidad reconocida en todo el orbe compitiendo en los rankings internacionales con universidades de amplia tradición, destacan la Pompeu y Fabra en Cataluña o la Carlos III de Madrid con instalaciones muy completas, profesores jóvenes con alta preparación, fomento de la incorporación de alumnos y profesores extranjeros, colaboraccion con las empresas más prestigiosas, intercambios con multitud de universidades europeas y extracomunitarias, investigación en la más profunda tradición universitaria española y muchas otras innovaciones que hacen presagiar que en breve serán universidades de gran prestigio internacional.

Universidades europeas

Puede que alguno de nuestros chicos prefiera elegir una universidad europea. Cada país tiene sus propias normas de selección y sistema educativo por lo que no podemos generalizar pero puedo contar algo de lo que sé de estas otras universidades. 

En general el ambiente en las universidades europeas es agradable, en mayor o menor grado hay un buen nivel de compañerismo y no demasiada violencia. En principio casi todas las universidades europeas, en cuanto a la vida en el campus, son una buena opción a mi entender. Es muy recomendable desplazarse antes de solicitar plaza para ver el campus en persona aunque la mayoría de las páginas web dan una buena idea de lo que ofrecen.

Existen muchas con un gran nivel académico y me voy a centrar en los paises donde el sistema educativo es de gran calidad reconocido y con mucho prestigio.

Los métodos de acceso son diferentes en cada país pero en general se solicitan a primeros de año y se valoran no solo las notas si no las actividades extracurriculares que realiza el alumno tanto sociales como académicas o artísticas, las cartas de recomendación de profesores, la carta de presentación del alumno en la que se suele explicar porque se elige esa universidad en concreto y que se espera de ella…En alguna, una vez pasada una primera selección, se realiza una entrevista que a veces es presencial por lo que hay que desplazarse al país y en alguna ocasión on line.

El destino más solicitado por los españoles en el viejo continente es Reino Unido. Las universidades públicas son muy caras, en torno a las 9.000 £ en Inglaterra y Gales, en Irlanda 4.000 £ y en Escocia unas 2.000£. Estos precios son para los habitantes del Reino Unido y, de momento, para los de la UE; para el resto de países es mucho más caro. Hay muy pocas ayudas y becas y prácticamente ninguna para extranjeros. Existe un sistema de préstamo para la matrícula a pagar después de terminar el grado, este sistema es igualmente para los estudiantes de UK y de UE. Ahora los estudiantes de la UE pueden trabajar en las mismas condiciones que los del Reino Unido. Pero estas ventajas terminarán para nosotros una vez se separen de la UE. Como es muy probable que esto se produzcan antes de que nuestros hijos terminen sus estudios debemos tener en cuenta el precio de la matrícula para extranjeros antes de que se matriculen en la universidad. El coste de la vida en Reino Unido es muy alto, cosa a valorar. También hay grandes universidades privadas en UK pero no están al alcance de la mayoría.

Hay siete países muy recomendables para estudiar con matrículas coste cero o muy bajo para los estudiantes de la UE, además conceden muchas becas y ayudas para la estancia y manutención y préstamos a los estudiantes porque, en general, el coste de la vida es muy alto. Son universidades que tienen un sistema educativo de gran éxito figurando entre las mejores de Europa y del mundo. 

Los estudiantes de países extracomunitarios sí tienen que pagar las tasas académicas de estas universidades. Pero detallaré algunas diferencias entre ellas en el plano económico.

En Austria las tasas son gratuitas, con cuotas administrativas semestrales de solo 17 euros al semestre. Si no se es estudiante europeo las tasas oscilan entre los 363 y 726 euros por semestre, además de 17,5 euros para la cuota de pertenencia a la asociación de estudiantes y 50 euros para el seguro por semestre.

En Finlandia la educación universitaria es gratuita para todos los estudiantes de la UE. El país es muy caro pero merece la pena por ser uno de los mejores sistemas educativos del mundo.

Si solo se atiende a los costes de la matrícula, destaca Alemania. Tiene tasas gratuitas para todos los universitarios pero se ha de pagar un impuesto administrativo que ronda por los 240 euros por semestre. En algunos Estados alemanes, las instituciones cobran una contribución al semestre (unos 50 euros) y gastos de administración para los trámites.
Y dos de los 16 länders alemanes cobran gastos de inscripción: Baviera y Baja Sajonia.

Noruega dispone de educación gratuita, pero con algunas cuotas semestrales que varían de una universidad a otra. Tienen tasas entre 46 y 92 euros al semestre. Sin embargo, Noruega es uno de los países más caros para vivir. Imparten una gran variedad de grados en inglés también de forma gratuita. Las universidades privadas tienen tasas de matrícula más bajas que las de otros países.

En Suecia los estudiantes europeos no pagan matrícula pero si los extracomunitarios aunque se ofrecen muchas becas completas y parciales. Las tasas de matrícula sin becas varían entre 8.000 euros y 15.000 por año académico.

Dinamarca ofrece un acceso completamente gratuito a los ciudadanos europeos. El estado ofrece muchas herramientas de apoyo a los estudiantes como clases gratuitas de danés. Las universidades tienen un alto nivel de exigencia, los grados en general duran tres años y medio y hay una gran variedad de ellos impartidos en inglés.

Francia tiene tasas en torno a los 200 euros al año en la mayoría de los casos. Además existen muchas subvenciones para cubrir los gastos de manuntencion.

Hay muchos otros países europeos con tasas bajas, pero el prestigio no es tan aunque habría que estudiar grado a grado, pues hay países que destacan en algun estudio en concreto. 

El «gap year» o año sabático

Cuando en España decimos año sabático nos imaginamos una hamaca, un mojito y las cristalinas aguas del Caribe. Si decimos año sabático de un adolescente la imagen que acude a nuestra mente es un sofá, una maquinita y un televisor. Por eso cualquier padre, al que su hijo le plantee la idea de tomarse un año sabático antes de ir a la universidad, abrirá los ojos como platos y en su mente solo habrá una palabra «NO».  Un año sin hacer nada, un año de vaguería. ¿Pero éste de qué va? ¿Le ha pasado algo? ¿Por qué  quiere perder un año? ¿No iba todo bien?

Ahora pensemos, con tranquilidad, sin prisas, pensemos cuando el pánico haya desaparecido casi por completo. Pensemos como siempre se debe hacer, con la mente y el corazón fríos. Intentemos ponernos en su lugar.

Han vivido dos años muy duros, muy intensos; lejos de casa, mucha materia de estudio, mucha presión para tener buenas notas y conseguir entrar en una universidad, muchos amigos nuevos, otros idiomas, otras culturas, muchísimos deseos y proyectos aparcados. Dos años alucinantes de dormir poco, estudiar mucho, aprender a cuidarse solos y abrir unas puertas enormes al mundo, algo que desde aquí no podemos ni imaginar. 

Y en medio de esa presión decidir el futuro, si quiere estudiar esto o aquello y a qué se va a dedicar el resto de su vida.  Puede ser que les digamos: «haz lo que quieras, lo que te guste» y eso es muy malo porque no tienen ni idea de lo que quieren, ni siquiera saben si eso que han venido pensando desde hace años será lo que les guste. No saben cómo son los estudios, ni el trabajo. También puede ser que les digamos que vayan a tal universidad para estudiar esto o aquello que es lo que nosotros estudiamos o lo que nos habría gustado estudiar o lo que creemos que será mejor para ellos, y eso es peor porque pensaran: «soy yo el que ha de decidir, ¿por qué he de hacer lo que ellos quieran? ¡Es mi vida!» Y entonces puede que surja la idea en su cabecita: «¿Y si me lo pienso por un tiempo? ¿Y si me tomo un año sabático?»

Ese año, que en los paises anglosajones se llama el «gap year» , no puede ser un año vacío. Tan valorado por las universidades extranjeras, USA, Reino Unido, Paises Nordicos, Francia… ,que las más prestigiosas entre sus servicios al estudiante tienen programas para el «gap year» y asesores que les ayudan a programarlo. Y digo programarlo porque hay que preparar muy bien lo que se va a hacer en ese año para que no se convierta en la tele y el sofá que no deseamos para nuestros hijos. Muchas empresas multinacionales, europeas, americanas e incluso españolas, empiezan a valorar en positivo lo que se ha hecho en ese año libre cuando estudian los currículum, porque ese año libre dice muchísimo, de la forma de ser, los intereses, las inquietudes, el grado de implicación en la sociedad, si es una persona inquieta… Por eso es muy importante lo que se hace en ese tiempo. Un año que principalmente va a servir para encontrarse a sí mismo, enriquecerse y, en el caso de nuestros chicos, volver a retomar sus raíces, volver al nido antes de volar casi definitivamente, poder dedicar un tiempo a la vida familiar, aunque no paren en casa y a los amigos dejados aquí, retomar su cama, sus cosas, su espacio. Retomar su vida para volar con más ímpetu. Es importante que para planificarlo cuenten con nuestra ayuda, según nuestra economía y, conociendo sus aptitudes e intereses, podemos brindarles nuestra experiencia, asesorarles.

Se suele emplear principalmente en: estudiar idiomas, vivir la experiencia de pasar un tiempo lejos de casa (algo que en nuestro caso no es necesario), realizar proyectos sociales, viajar, trabajar, profundizar en una actividad o emprender algo que siempre han deseado y no había tiempo. Más o menos por ese orden, pero pueden cumplir muchos otros deseos depende de lo que quieran y las oportunidades que tengan.

Una vez pensado todo esto la idea no parece tan mala. Ahora bien, hay que poder permitírsela. Los chicos que se fueron a UWC después de haber hecho un año o dos de bachillerato están, normalmente, ansiosos por entrar en la universidad. Entre los demás no todos se sienten preparados para un paréntesis así o no lo desean. Y luego hay que preguntarse si la economía familiar puede permitirse el lujo de alargar un año la entrada del chico o chica en el mundo laboral. Por eso este «gap year» ha sido tradicionalmente para jóvenes ricos. Pero se puede compaginar trabajo a tiempo parcial con otras actividades. Dar clases particulares, cuidar niños, etc. cosas tradicionalmente de estudiantes que pueden hacer que un año sabático esté al alcance de muchos de nuestros hijos. Si quieren es posible que puedan.

Si lo pensamos despacio es posible que nuestro «no» se transforme en SI e incluso nos parezca una idea excelente.

Convocatoria plazas 17-19

Y tenemos, como no, la convocatoria para este año, Enlace convocatoria Venga chicos y chicas hay mucho que ganar y queda poco tiempo.

ACTION x PEACE 2016


Pincha en este enlace para informarte del nuevo programa de ACTION x PEACE de UWC España. Invierno divertido. Y si quieres conocer opiniones de participantes de otras ediciones te dejo este otro enlace Testimonios. No pierdas el tiempo, es hora de conseguir la famosa sonrisa UWC.

Las universidades americanas, parte tercera.

Como en el resto de las entradas de esta serie escribo desde un punto de vista muy subjetivo. Soy una mujer española que ha estudiado todo lo que ha podido sobre las universidades americanas de una forma exhaustiva a raíz de la posibilidad, muy real, de que su hija quisiera estudiar en una universidad americana. No escribo la verdad absoluta, escribo honestamente, con el corazón. Soy consciente de que en esta entrada la subjetividad es aún mayor.

Es hora de hablar de la vida en los campus. Generalizar nunca es aconsejable y menos cuando hablamos de tanta diversidad. Voy a intentarlo, al menos en las cosas más relevantes y que afectan a la mayoría de las universidades americanas,  hasta donde yo conozco y sobre todo en lo que son muy diferentes de las españolas.

 – La organización de la vida estudiantil difiere mucho de unas universidades a otras. En todas existe «el sistema griego» o de las hermandades, «fraternities» de hombres y «sororities» de mujeres. Hoy día las hay de muchos tipos y también mixtas. Se llama griego porque las hermandades se nombran con letras griegas. Estás hermandades son nacionales, algunas solo estatales y otras locales. Es muy difícil que te acepten en una «frat» de prestigio como los Kappa Sigma, los Lambda Chi Alpha o los Phi Delta Theta. Pero si lo consigues tienes la vida solucionada, porque su fin principal es ayudarse durante y después de la universidad y hay mucha gente importante que pertenece a estás «frat» y jamás dejaran a uno de los suyos en la cuneta. Las hermandades tienen muchos puntos positivos, organizan muchas actividades sociales, actos, actividades extra escolares, se apoyan entre ellos, aportan dinero en causas sociales, tienen casas donde la vida es mas agradable que en las residencias, organizan fiestas, participan activamente en la vida de la universidad, son más que amigos… Pero tienen aspectos negativos, en mi opinión derivados principalmente de esa hermandad indisoluble, la rivalidad con otros y el tener que cubrir actos de otros miembros con los que no siempre estás de acuerdo, por ejemplo. Por pertenecer a una hermandad hay que pagar unos 400 dólares al trimestre de media. En todos los campus hay hermandades pero en los que estas son muy poderosas es imposible vivir fuera de una de ellas. Fuera eres un «don nadie» y si no te admiten en una estás perdido. Es muy importante saber cómo de importantes son las hermandades en la universidad donde queremos estudiar y si eso es deseable o no para nosotros antes de encontrarnos con una sorpresa.

 – Las instalaciones suelen ser magníficas, laboratorios, campos deportivos, gimnasios, piscinas, aulas, material, biblioteca, grandes espacios… realmente para dejarnos con la boca abierta. No olvidemos que impera lo privado y todos los medios para atraer alumnos son pocos. Este, sin duda, es un punto muy importante a tener en cuenta. Los medios materiales son inmejorables en general.

– Las actividades son muchas y variadas, es difícil no encontrar algo que nos interese, lo normal es no poder realizar todo lo que desearíamos. Además estás actividades extracurriculares son valoradas por los profesores y los compañeros, no está bien visto el alumno que solo se dedica a sus asignaturas, prefieren una nota más baja y un alumno implicado que al contrario. Nuestros chicos y chicas, tan activos e comprometidos, viniendo de UWC estarán como pez en el agua.

– La honestidad es fundamental. El plagio, el copieteo, el corta y pega de internet, etc. son penados de una forma implacable, tanto por la universidad como socialmente. Muchas veces en los exámenes no hay cuidador, es tan importante no hacer trampa que se supone que te sentirás tan mal si la haces que eres tu propio guardián. Esto ya lo hemos vivido en UWC en mayor o menor medida, al menos en USA, porque la honestidad es uno de los puntos mas valorados del IB.

– Los grupos suelen ser pequeños por lo que el profesor es una persona cercana con una relación estrecha con el alumno y un concepto del docente como acompañante y asesor en el proceso de aprendizaje. Todo ello da lugar a que se realicen muchos trabajos y pruebas de control, lo que nosotros llamaríamos evaluación continua real. Y hay muchas más clases prácticas que teóricas. Así se consigue que, en general, la formación académica sea rica.

– El hecho de que la mayoría de los alumnos vivan juntos en residencias o casas de hermandades hace que la vida universitaria se prolongue durante todo el día y la noche propiciando amistades y enemistades profundas y muy duraderas en el futuro. Similar a lo que ocurre en UWC aunque en este caso la variedad de intereses y capacidades de los alumnos sea mayor que en los colegios al no haber pasado un proceso de selección tan similar.

– La competitividad es inmensa, la presión que ejercen unos alumnos sobre otros llega a ser terrible, hay que ser mejor que el otro al menos en algo. Es una competitividad tan cruel que te pueden prestar apuntes erróneos o no comunicarte la fecha de un examen si has faltado. Los profesores suelen ser exigentes pero la competencia salvaje se da entre iguales. Evidentemente en los centros que la competitividad es más alta es en los de mayor prestigio como en las ocho universidades de la Ivy League ( Brown University, Columbia University, Cornell University, Dartmouth College, Harvard University, the University of Pennsylvania, Princeton University y Yale University) una asociación de universidades privadas muy elitistas, selectivas y muy conocidas.

– La violencia está en todas las universidades lógico reflejo de la sociedad americana. En unas más y en otras menos, dependiendo del Estado. Hay campus libres de armas y los hay, los menos, en los que están permitidas. Pero esa violencia a la que en Europa no estamos acostumbrados está en todas. Y lo mismo podemos decir del racismo. Son dos factores que nuestros hijos e hijas deben tener en cuenta a la hora de elegir universidad. No es difícil adivinar el grado de violencia y racismo que nos vamos a encontrar por la ciudad y el Estado en el que esté situada. En esto los UWCers están en desventaja al tener una preparación antirracista y pacifista. Este es uno de los puntos que hace regresar a España a algunos.

–  He dejado para el final el tema más delicado: las agresiones sexuales, que si bien afectan a ambos sexos, son tremendas para las universitarias. Muchas universidades últimamente han creado programas para intentar erradicar esta lacra pero o bien son solo estéticos o son insuficientes. Es escalofriante pensar que una de cada cinco universitarias estadounidenses ha sufrido un ataque sexual importante en la universidad. Es un hecho tan arraigado en los campus universitarios que en la última edición de los Oscar, cuando Lady Gaga (que ha confesado haber sido una víctima) le dedicó una canción no dejó a nadie indiferente. Lady Gaga en los Oscar 2016. Y estos crímenes se dan en todas las universidades, las más elitistas y las menos. Varias de las más respetadas tuvieron algunas de las tasas más altas de ataque sexual: 34,6% en Yale, 34,3% en la Universidad de Michigan, y 29,2% en Harvard, según informes de los propios centros. El primer trimestre del primer año es el más peligroso, tanto que le llaman «semestre rojo o griego». Os dejo el enlace de un artículo de El Mundo en el que se trata este tema Agresiones sexuales en universidades americanas

¿Porque se permite que ocurran estos delitos?, ¿porque no se castiga a los culpables como se debe?, ¿porque las universidades lo ocultan?, ¿porque las chicas no denuncian?… dinero, siempre dinero. Dinero de los deportistas que proporcionan muchísimos ingresos a la universidad y que son tan famosos como las estrellas de nuestro fútbol; dinero de los poderosos miembros de las hermandades que hacen grandes donaciones a las universidades. Por lo que deportistas y miembros de hermandades son intocables, se les permite casi todo y cuando se les castiga es de una forma ridícula, como un mes de carcel o una expulsión de un semestre por violacion. Se paga a las victimas, a veces cantidades tan llamativas como un millón de dólares, para que retiren la denuncia. Habría que estar dentro de esa sociedad para comprenderlo, desde Europa no es fácil. Pero desde el punto de vista de una mujer, europea, asiática, africana, oceánica o americana, es una tragedia. Una terrible tragedia.

Por supuesto que hay violencia, racismo, machismo, violaciones, ataques sexuales, chulitos, competitividad… en todas partes pero no en todas partes se dan en estos niveles y con esta impunidad. Las universidades europeas tienen otros defectos, las españolas también y muchos. Solo he querido reflexionar en voz alta sobre cosas que marcan y mucho la vida universitaria americana, unas buenas, otras no tanto, y que tal vez no siempre tenemos en cuenta y deberíamos.

Las universidades americanas, parte segunda

 Si nuestro hijo o hija va a comenzar unos estudios universitarios es importante valorar honestamente si podremos hacer frente a los gastos que esto supone. Y no podemos permitirnos el lujo de sobrevalorar nuestras posibilidades teniendo en cuenta que mínimo van a ser cuatro años, nuestro hijo no es infalible y por diversas causas, académicas, familiares, de salud… no es extraño que se alargue un curso más.
Si hablamos de estudiar en EEUU tenemos que pensar en unos 70.000 dólares anuales de media entre alojamiento, manutención y matrícula y no debemos olvidar que las matrículas suelen subir un 5% anual. Respecto al resto de los gastos estos son variables según la ubicación de la universidad, normalmente no están en las ciudades principales por lo que el viaje suele ser caro, muy caro. Luego tenemos el seguro médico porque aquí no sirve la tarjeta sanitaria europea y además es obligatorio para matricularse, tampoco es barato. El coste de vida en general no varía demasiado del de España aunque eso es no decir nada porque no es lo mismo Avila que Madrid, como no es lo mismo New York que Orlando. Las páginas web de las universidades suelen informarnos detalladamente de los gastos de matricula, manutencion y estancia, algunas incluso del coste de vida de la ciudad. El precio del seguro y los vuelos es fácil buscarlos en internet. Al final siempre nos sale una cifra desorbitada.

Pero ¿como pagamos eso? Si podeis asumir el gasto sois afortunados, pero la inmensa mayoría necesitaremos ayudas para afrontarlo. Las universidades proporcionan muchas formas de financiación, becas a fondo perdido y préstamos a pagar cómodamente una vez terminados los estudios y existen bastantes formas de conseguir becas, en los colegios UWC nos ayudarán con este tema. Hay muchas becas Davis. Tenemos que asegurarnos de que las becas que consiguen nuestros hijos e hijas son a fondo perdido, que no hay que devolverlas. Muchos americanos están pagando la financión de los estudios hasta que son muy mayores por lo que luego les es difícil conseguir una hipoteca o un préstamo personal. No creo que nadie desee que su hijo se endeude a largo plazo tan joven. Y tendremos que conocer muy bien las condiciones de las becas, si van a pedir nota media para continuar con la beca, si va a cubrir subida de tasas, etc. En la inmensa mayoría de los casos, con beca completa, nos quedará a nuestro cargo viajes, seguros y gastos varios, lo que se llama dinero de bolsillo, y, solo esto, no es poco. Tenemos que ser muy realistas y sinceros a la hora de valorar nuestra economía antes de dar alas a esos sueños de nuestros hijos. Los alumnos de UWC lo tienen algo más fácil para ser becado.

Con visa de estudiante no se puede trabajar en EEUU, pero casi todas las universidades permiten el trabajo dentro del campus máximo 20 horas a la semana, haciendo trabajos de ayuda a estudiantes, como biblioteca, tiendas, etc, y con un sueldo bajísimo. En ocasiones se permite, a partir de segundo curso, trabajar en empresas que colaboran con la universidad en las mismas condiciones y en vacaciones el trabajo puede ser a tiempo completo en campus o en estas empresas. Pero es tan bajo el sueldo que no debemos contar con ese dinero que lo más posible es que, sí se les permite, les de solo para tabaco, como se dice vulgarmente. Un consejo, al pedir la Visa ni se os ocurra mencionar trabajo, palabra prohibida, os denegarán la Visa y, en algunos casos, la entrada en el país por mucho tiempo.

Primero tienen que lograr la plaza, como son muchas universidades, más de 2000 centros superiores, no es difícil, sí lo es para una de las grandes. Conseguir las becas, por lo que he visto, no es tan fácil, aunque en el caso de nuestros chicos y chicas no será tan complicado porque tendrán muy buenas notas en el IB, en el SAT y en el TOEFL, por supuesto y además son chicos comprometidos que hacen muchísimas actividades, cosas que se valoran.

Resumiendo, antes de comenzar esta aventura, tenemos que asegurarnos de que no vamos a tener que interrumpirla por cuestiones económicas, sería un fracaso muy serio. Valorar becas y economía familiar y ser muy sinceros con nosotros mismos y nuestros hijos, no vale el «ya saldremos adelante», hablamos de cantidades muy grandes para la mayoría de los españoles, difíciles de improvisar, y del futuro de nuestros hijos e hijas.

Las universidades americanas, parte primera.

Como muchos de nuestros hijos están pensando en acudir a una universidad extranjera, la mayoría de las veces americana, quiero contaros lo que he aprendido sobre estos centros educativos. Todos sabemos que las más prestigiosas universidades del orbe son americanas. Por eso si hablo con profesores sean universitarios o no, familiares, amigos o un simple conocido recibo siempre la misma aseveración «seguro que Belén se queda allí». Y yo les digo que es su decisión, que es ella la que ha de decidir. «Pero si tiene la oportunidad de estudiar en América ¿porqué la va a desaprovechar?» y yo digo «será lo que ella quiera, yo solo intentaré que sopese pros y contras y que cuente con que la economía familiar pueda permitirlo». Estoy segura que no le sería difícil conseguir plaza en alguna buena universidad y, seguramente, beca completa, pero es su decisión. Nosotras la apoyaremos siempre. En este tema tienen que decidir ellos pero nosotros tenemos que asegurarnos de que disponen de la mayor información, que actúan con la cabeza no con el corazón y que no se dejan deslumbrar por fuegos de artificio. Tenemos que apartar nuestros egoísmos, nuestros deseos, nuestras frustraciones, nuestras ambiciones e intentar ser lo más imparcial posible, igual para elegir universidad que estudios. Pero es nuestra obligación informarles de todo lo que sabemos. En este momento nuestra única decisión debe venir impuesta por la economía familiar.

Los españoles pensamos que estudiar una carrera en USA significa trabajo seguro, empresas que se pelearán por tenerte en su plantilla, el éxito. Todo una falacia, una quimera, todo falso como la falsa moneda, lo diga quién lo diga aunque sea el rector de una universidad o el ministro de educación. A mí me recuerda la película «Bienvenido mister Marshall» en la que Berlanga clavó a nuestro pais de forma magistral. Las empresas no son estupidas, a las multinacionales no les deslumbra el país donde hayas estudiado, si vas a trabajar en otro país mirarán la universidad en concreto y su prestigio en el campo en el que se quiere trabajar. ¿Y si quiere trabajar en España? Imaginad el departamento de RRHH de El Corte Inglés, sabrán de qué universidad le están hablando, no se trata solo de estudiar en USA, sino en Harvard, Yale, Caltech, Melon…o en Saint … por ejemplo. Tal vez en una pequeña o mediana empresa puedan tener más en cuenta una titulación por ser americana, pero en cuanto sea un puesto que merezca la pena no hay luces de colores que valgan. Como si la titulación es española, si quiero alguien de ADE no valoraré el mismo centro que si quiero un fisico o un ingeniero o un médico.

En EEUU hay una gran diversidad de centros educativos superiores, todos ellos independientes en todo, desde las normas internas, la forma de selección, etc.  Aunque en general tienen todo tipo de alumnado aún los hay que solo admiten a miembros de determinada religión, otros solo hombres, solo mujeres, o de una raza concreta. Los planes de estudio son muy diversos, no es nada fácil elegir, por eso muchos americanos pagan un asesor, en nuestros colegios creo que siempre hay uno, al menos lo hay en el de USA. 

A groso modo, tradicionalmente podemos dividirlas en tres tipos, aunque cada vez es más difusa la línea que separa universidad de college o de instituto y muchos americanos no hacen distinción, más o menos los clasificaríamos así:

– Las universidades, grandes centros que imparten grados, postgrados y realizan investigación, donde lo habitual es que los profesores de grado sean estudiantes. Las hay públicas y privadas, las estatales suelen abarcar más tipos de estudio y son baratas para los habitantes del estado, más caras para el resto de los estadounidenses y con precios similares a las privadas para los extranjeros. Casi todos los estados tienen una universidad pública y algunas de ellas muy prestigiosas como Berkeley o la universidad de Texas. Dentro de esta categoría estarían los institutos tecnológicos muy especializados que podríamos decir que son nuestras politécnicas.

– Los Colleges que son más pequeñas donde no se imparten postgrados ni se realiza investigación. Las clases suelen ser impartidas por profesores y al ser más pequeños el contacto con el alumno es mucho más personal.

– Los centros universitarios comunitarios, en general públicos, donde se imparten cursos de dos años que en muchas ocasiones sirven para incorporarse después a una gran universidad, pero su misión principal es preparar para el mundo laboral. Están concebidos para la comunidad  local por lo que no suelen disponer de residencias. En general, se admite a todo aquel que lo solicita y su enfoque es generalmente profesional. Muchos extranjeros los utilizan como primer escalón para continuar luego los estudios en una universidad, porque es más fácil tener plaza y son más baratas. Por ejemplo en California, si estudias los dos primeros años en un centro en el estado tienes plaza automáticamente en tercer curso en la Universidad de California, muy difícil de conseguir.

Os dejo este enlace sobre el Sistema educativo americano.

Me voy a referir únicamente a las universidades y a los colleges porque son las que ofrecen estudios de cuatro años y están más cerca de lo que nosotros entendemos como universidad y las llamaré universidades para entendernos, aunque ellos tienden a llamarlos College.

Las titulaciones tampoco son como las nuestras, ellos tienen solo tres títulos de grado muy generalistas: de artes (BA – Bachelor of Arts), de ciencias (BS – Bachelor of Science) y de ingeniería (BE – Bachelor of Engineering). El programa lo elaboran los alumnos libremente, asesorados normalmente por un profesor. Porque se trata de un primer título muy lejos de lo que nosotros entendemos como grado, antes licenciatura. Las especialidades se adquieren en los masters. Por ejemplo si quieres ser médico, tendrás que sacar primero un Bachelor de cuatro años, después realizar un examen muy duro y luego estudiar medicina, si quieres ser abogado igual y así sucesivamente. Esto es lo que hace que nuestros médicos e ingenieros sean tan valorados por las empresas americanas, alemanas y multinacionales en general, su preparación teórica es mucho más amplia y especializada desde el primer curso.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑